SIAC , 2015

PRESENTACIÓN Y OBJETIVOS

Durante las últimas décadas, el Archivo ha alcanzado un nuevo estatus socio- político y cultural, producto del nuevo rol dentro de la sociedad civil que le ha atribuido la Archivística, una disciplina que desde el siglo XIX desarrolla una reflexión sobre este objeto. En el nuevo paradigma post-custodial, los archivos y los documentos deben ser herramientas de empoderamiento civil que permitan a los ciudadanos fiscalizar a las administraciones públicas, transformándose, así, en un pilar de la democracia y un garante de los derechos humanos.

Terry Cook, archivista canadiense y acuñador del concepto, sugiere que el énfasis ha trocado desde la justificación jurídica-estatal a una socio-cultural, cuya legimitidad radica en el uso público y el derecho de los ciudadanos a controlar a sus autoridades y participar en la gestión y protección del patrimonio. Como plantea el archivista holandés Eric Ketelaar: “Los archivos son del pueblo, para el pueblo y por el pueblo”.

Esta nueva centralidad del Archivo en el espacio público, también, tiene su correlato académico. Durante los últimos 25 años, el Archivo ha captado el interés de diversas disciplinas más allá de la Archivística y la historiografía, los dos campos tradicionales que basaron su trabajo en esos depósitos desde el siglo XIX. Filósofos, teóricos del arte, antropólogos y otros estudiosos del ámbito de las humanidades lo han transformado en un objeto de reflexión e investigación, ensanchando sus límites teóricos y conceptuales y, conjuntamente, provocando una amplia bibliografía sobre su naturaleza, funciones y valor a través de la historia y bajo diferentes contextos socio-culturales, políticos e intelectuales. Este creciente discurso en que converge el interés de diversos académicos se ha llamado achival turn (giro archivístico).

Tanto los profesionales y trabajadores de Archivo como los académicos, están reconociendo que la función de los archivos y el rol de los archiveros es hoy en día cada vez más complejo y extenso. La modernización de la sociedad conlleva, necesariamente, a una modernización de los archivos, los que han ampliado su campo de acción e incorporado nuevos servicios. Es evidente que la asunción de este nuevo rol implica el manejo de nuevas, complejas y muy diversas competencias por parte de los archiveros para poder enfrentar con éxito el desafío: el tratamiento archivístico supone una gran variedad de procedimientos y se fija en todo tipo de documentos, independientemente de su soporte.

Los objetivos son:

1.- Visibilizar el importante rol de los archivos y de los documentos a través de la historia tanto en las diferentes fases de su ciclo de vida (como archivos de gestión u oficina, administrativos e históricos) como en diversos contextos políticos, socio-culturales e intelectuales

2.- Impulsar un debate profundo y abierto que convoque a la mayor cantidad de actores nacionales posibles y vincule los avances internacionales con los producidos en nuestro país.

3.- Debatir sobre propuestas, vías de acción y estrategias prácticas basadas en las experiencias de conformación, organización, mantenimiento y uso de archivos diversos a lo largo de Chile.

4.- Entregar herramientas para que las organizaciones sociales y los ciudadanos se familiaricen sobre diversos temas concernientes a los archivos.